NUESTRA HISTORIA, por Juan Manuel de Faramiñán Gilbert.

Nuestra historia debe comenzar con un reconocimiento, que es además de justicia, al Vicerrectorado de Estudiantes de la Universidad de Jaén puesto que sus dos últimas vicerrectoras, María Luisa del Moral Leal y Encarnación Ruiz Ramos, y a las directoras de secretariado, María Luisa Quijano López y Nuria Illán Cabeza, sin cuyo concurso y apoyo no habríamos podido crear y desarrollar el Aula de Debate de la UJA.

Para ello buscamos entre el estudiantado de la generación UJA para generar cantera y ampliar los conocimientos complementarios que brinda la universidad y qué mejor para ello que la oratoria y las técnicas del debate.

Y así lo hicimos, aprovechamos experiencias anteriores que podríamos calificar como la prehistoria del Aula cuando de la mano de Borja Pareja, organizamos encuentros sobre oratoria.

Los buenos resultados forjados junto a Borja, unidos al enorme ímpetu y empeño de Alejandro Molina y la gran ilusión de María Cumbreras y Marcos Amor, hicieron que, poco a poco, nos fuéramos convirtiendo en un grupo de amigos con un objetivo común: tener un lugar dentro de la Universidad en el que poder intercambiar nuestras ideas y nuestras formas de ver el mundo que nos rodea, siempre desde un punto de vista crítico y razonado. En definitiva, queríamos tener un lugar que nos hiciera crecer como personas.

Aquel esfuerzo común dio sus frutos y fuimos aglutinando un alumnado entusiasta y a partir de allí, con el apoyo institucional del Vicerrectorado de estudiantes, de la mano de María Luisa del Moral, constituimos lo que hoy es el Aula de Debate de la Universidad de Jaén.

Llevamos ya varios años de trabajos ininterrumpidos en el que han pasado por el Aula varias generaciones y muchas de esas personas se han transformado de estudiantes a instructores y formadores. Borja Pareja, Alejandro Molina, Álvaro Talens, Ana Sánchez, José Ramón Muñoz y Rafael Raya han sido algunos ejemplos de ello.

Ahora les toca a las generaciones venideras, que tienen un gran reto por delante: seguir la continuación de esta valiosa aspiración con la misma ilusión y esfuerzo que lo hicieron sus predecesores.

Pero, veamos lo que ellos nos dicen:

Borja Pareja García: “La comunicación oral es una herramienta fundamental para destacar profesionalmente, vemos en las Redes Sociales cómo las empresas que realmente generan contenido de calidad lo hacen mediante vídeos protagonizados por grandes comunicadores, sin duda, una herramienta de venta inmejorable, pero hoy, no les quiero hablar de las ventajas del buen orador, hoy quiero compartir con ustedes algo más. Lo que un día parecía un sueño y gracias al apoyo de esta Universidad, el equipo de Gobierno, especialmente nuestra “Vice” María Luisa del Moral, algunos profesores, destacando a Juan Manuel de Faramiñan, hicieron posible que una inquietud estudiantil fuese una realidad, el Aula de Debate de la universidad de Jaén. Sin duda, los comienzos no fueron fáciles, pero poder trabajar codo con codo con Juan Manuel y María Luisa fue una experiencia inigualable, de esas que te hacen crecer como persona. Por otro lado, gracias al “ ula” he podido tener una segunda Familia, los compañeros del aula, con los que me he reído, trabajado y sufrido, sin duda, hemos crecido. demás, esa familia tiene muchos “primos lejanos” pues gracias a la participación en diferentes torneos nacionales he podido conseguir una importante red de contactos que hoy “exploto” de forma frecuente para colaboraciones profesionales. Y aunque ya ha pasado tiempo de mi paso por el Aula, veo con enorme satisfacción como mis sucesores la han desarrollado hasta posicionarla en el primer nivel del debate académico español, algo que me llena de orgullo y envidia a partes iguales, por no poder estar con ello en esos logros, pero saben que siempre tendrán mi humilde colaboración, cuando lo necesiten.

María Cumbreras Amaro: “Un proyecto que nace del interés de unos pocos en la oratoria y que se fue forjando como un pilar fundamental en la Universidad de Jaén, y sin duda, ahora no me imagino la Universidad de Jaén sin su Aula de debate. Todavía recuerdo nuestro primer torneo, todo eran nervios, pero cuando empezabas a estructurar nuestros discursos, nuestra argumentación todo fluía gracias a ese esfuerzo previo dedicado en la preparación y el intenso estudio. En la vida de un profesional habrá muchas situaciones en las que es importantísimo debatir bien: reuniones de equipo o presentaciones con clientes, donde es crucial posicionarte y fundamentarlo bien, sobre todo reflejar con claridad aquello que queremos transmitir. El aula de debate me ayudó a superar la “incomodidad” que suponía realizar presentaciones en clase y en general el pánico escénico de hablar en público, ahora en mi vida profesional, no hay miedo, controlo esa ansiedad, que he de decir, es inevitable, pero consigo gracias al Aula de Debate a transmitir el mensaje que sale con claridad, con buena pronunciación, y general, consigo que el mensaje persuada y convenza. El debate académico es la herramienta para contribuir al espíritu crítico que caracteriza a la Universidad, preparar dos posiciones contradictorias, defenderlas y convencer, lo convierten en una herramienta para enseñar a nuestros jóvenes a ser pensar, razonar y estructurar sus ideas para ser mejores comunicadores.

Alejandro Molina Rodríguez: “El Aula de Debate es un enorme proyecto, en el que tiene cabida todo el mundo en la comunidad universitaria. Empezamos siendo un grupo de unos cuantos apasionados y ahora vamos ya por la cuarta generación de debate, que ha hecho que el Aula de Debate se haya convertido en uno de los lugares de referencia en la vida universitaria en la UJA. El Aula de Debate es mucho más que una simple actividad extraescolar, a mí me ha dado los mejores años de mi vida, y ojalá que las generaciones venideras sigan aprovechando la oportunidad que nosotros tuvimos.

Álvaro Talens Ortiz: “Para mí, pasar por el Aula fue la oportunidad de sacar partido de la Universidad más allá de las clases y la oportunidad de conocer personas de otras carreras y otras formas de pensar. Al final el recuerdo que te queda de la Universidad son las personas, los momentos y pensar: yo me fui de erasmus, yo fui delegado, yo estuve en la asociación de la facultad, participé en la simulación parlamentaria o yo estuve en el Aula de Debate.

Ana Sánchez Martínez: “El Aula de Debate me ha ayudado a enfrentar a mis peores enemigos, el miedo y la inseguridad. Hoy el miedo y la inseguridad se han convertido en mis mejores amigos, siendo capaz de controlarlos sacando su lado positivo, al convertirlos en adrenalina. Lo que ha hecho que el debate me haya enganchado tanto.

Gabriel Herrera Polo: “El debate es ese nexo que nos ayuda a salir de nuestra zona de confort. Aprender a hablar, gestionar nuestro tiempo, analizar nuestro contexto y convivir con los demás, son las habilidades con la que he conseguido llegar al mundo laboral y esto es gracias al debate.

José Ramón Muñoz Muñoz: “El Aula de Debate se presentó como una bonita casualidad. Desde el primer momento me enganchó y ya nunca quise escapar. Ha sido siempre un refugio, una excusa y un reto para ser mejor en todos los sentidos. Gracias a ella, he conocido a gente que llevaré siempre conmigo en mi vida. Por su culpa, también, seguiré siendo el “inventos” que nunca debí dejar de ser. Para mí, lo bonito del debate nunca será ganar sino no dejar nunca de querer ;aprender.

Rafael Raya Ortega: “Para mí el Aula de Debate ha sido algo que comenzó siendo un entretenimiento fuera de las clases hasta convertirse ahora en una segunda familia. Los mejores momentos que he pasado en mi etapa universitaria se los debo en parte al Aula de Debate. Aquí no sólo he aprendido a enfrentarme a los miedos que antes me aterraban, como hablar ante el público o expresarme adecuadamente, sino que además el aula me ha enseñado a ver la vida de otra manera y creo que me voy siendo mejor persona que cuando entré.

En efecto, todos ellos y ellas son la savia que nutre el árbol del conocimiento universitario y a través del ejercicio de la palabra vamos conformado un escenario que nos permite generar calidad y competitividad y “hacer universidad”.

Estamos orgullosos del trabajo realizado porque hemos sido capaces de afianzar una idea que se convirtió en proyecto y que hoy podemos decir que es una realidad.

El Aula de Debate de la UJA ha logrado competir en estos últimos años en el Campeonato del Mundo de Debate en Español (CMUDE), torneos del circuito nacional y local y hemos llevado el nombre de la Generación UJA en todos estos ambientes universitarios donde el don de la palabra lo hemos convertido en un arte, en el arte de la buena comunicación.

Además, hemos potenciado a los más jóvenes, realizando encuentros pre-universitarios que nos han permitido comprobar la calidad y capacidad de las nuevas generaciones que nos han visitado y conocido la Universidad de Jaén y les hemos inoculado el gusto por el ejercicio de la palabra oral. Junto con el proyecto de UniverDi hemos organizado clases para alumnado con capacidades diferenciales.

El Aula de Debate UJA se ha consolidado como una realidad que nos visualiza entre las universidades que han sido capaces de formar oradores y debatientes. Se trata de un reto que hemos sabido plasmarlo con seriedad y profesionalidad en el marco de la Generación UJA.

Decía Victor Hugo: “no hay nada mejor que un sueño para crear el futuro”. Ahora toca seguir continuando con este sueño.

 

(Texto extraido del Acto de Bienvenida y de Presentación del Aula de Debate de la UJA)