Un espacio para la reflexión sobre la Ciencia y sus Alrededores
RSS feed
  • “Dal cela, pulil cela…”

    (1)
    Enviado el Julio 15th, 2014AdministradorGeneral

    Muchos de mis estudiantes de primer año de Ingeniería se quejan del elevado número de créditos de Matemáticas que tienen que cursar. Algunos de ellos incluso exteriorizan ese malestar y me preguntan “¿Por qué tenemos tantas Matemáticas si nosotros queremos ser ingenieros?“. Humildemente, tengo dos argumentos que en cada comienzo de curso me gusta compartir con todos ellos.

    En primer lugar, está el argumento que yo llamo, como guiño a esa obra maestra de la historia del cine, Karate Kid, de “dal cela, pulil cela…“. El lector tiene insertada una vista previa parcial de esa mítica escena donde el maestro y el alumno hacen un pacto. El maestro se compromete a enseñar kárate y el alumno a obedecer sin preguntar. Acto seguido, el maestro pone al alumno a “dal cela, pulil cela” a sus coches, a pintar la valla, etc. Aunque el alumno se queja y cree que le está tomando el pelo abusando de él, obedece. Más adelante descubre que los movimientos que ha automatizado totalmente gracias a esos trabajos tan engorrosos son la base del kárate.

    Creo que la analogía es más que comprensible: las Matemáticas son a la Ingeniería como el “dal cela, pulil cela” del kárate; son necesarias como la base de todos los “movimientos” que vendrán después. El estudiante tiene que entender que las Matemáticas, como decía Pitágoras, son el lenguaje en que está descrito el Universo: sin saber “hablar” con las Matemáticas, ¿cómo podrá después expresarse en Mecánica de Fluidos, Teoría de la Comunicación, Circuitos, …? Ese es, por otra parte, el motivo por el que las Matemáticas (incluyendo en ellas, por supuesto, la Estadística) o la Física, se incluyen como materias básicas el primer año de estudios.

    Pero soy consciente de que este primer argumento no suele ser suficiente. Por desgracia, muchos estudiantes ya traen el prejuicio contra las Matemáticas de su etapa de enseñanza secundaria y es difícil hacerles cambiar de idea. Por ello, los que tenemos la responsabilidad de introducir estas materias debemos también hacer un esfuerzo por acercar nuestro bello lenguaje matemático a estudiantes que han visto en la Ingeniería una herramienta que les conecta con la realidad más tangible, no con espacios vectoriales multidimensionales.

    En ese sentido, desde hace años he seguido el ejemplo de un compañero del Departamento de Matemáticas de esta UJA nuestra que en la presentación de su asignatura nunca perdía el tiempo en transcribir fríos títulos de temas que en ese momento nadie va a entender; al contrario, tan sólo se dedicaba a plantear problemas prácticos que, a lo largo del desarrollo del cuatrimestre, iban siendo resueltos gracias a los contenidos de la asignatura.

    Así que si comienzas conmigo una asignatura de primer curso y te preguntas ¿por qué estudiar Estadística Descriptiva?, te diría que porque es la única manera de descubrir errores sistemáticos en un experimento en el que se generan placas de dióxido de silicio. Si te preguntas ¿por qué estudiar Variable Aleatoria? te contestaría que porque es la única forma de asumir la incertidumbre que hay en la duración de una bombilla y, a pesar de esa incertidumbre, poder cuantificar si merece la pena utilizar lámparas LED en su lugar. O si te cuestionas ¿por qué estudiar Contraste de Hipótesis?: porque es la única manera eficiente de tomar la decisión de implantar o no un nuevo proceso industrial, acotando la probabilidad de que nos gastemos una pasta al hacerlo sin éxito, por ejemplo.

    No obstante, mi querido estudiante, acepto que aún no te haya convencido. En ese caso, volvamos al principio del acuerdo entre el maestro y su alumno. Nosotros, más pronto que tarde, cumpliremos (espero) nuestra parte del trato y te enseñaremos algo sobre Ingeniería. Pero lo que a tí te toca ahora, ya sabes, es “dal cela, pulil cela…”.

Una respuesta to ““Dal cela, pulil cela…””

  1. TOTAL. Mi hijo es nuevo alumno. Es judoka y de los buenos. Esa filosofía que usted expone, en judo era fe ciega. Creo que le ira muy bien ya que tiene camino andado. Suerte a todos y a trabajar.

Responder