Evolución de la población en Linares (y provincia) entre 1998 y 2018

La actividad económica de una determinada región o país puede tener claros efectos en su demografía, principalmente en lo que respecta a cambios en sus flujos migratorios. Trasladando este sencillo razonamiento al ámbito más local en donde vivimos los autores (Linares, Jaén, España), no es de extrañar que gran parte de la opinión pública de la ciudad esté percibiendo en su día a día un importante descenso en el número de habitantes de ésta, y que dicho descenso se vea como consecuencia directa y específica de la prolongada crisis que nos afecta tras la disolución de la mayor parte del tejido empresarial, tejido que en el pasado reciente destacó por su esplendor. Pero, ¿cuál es, objetivamente, en cifras, la realidad demográfica que hay detrás de esta percepción general?

Tasa de variación relativa de la población con respecto a 1998

Si analizamos los datos del padrón municipal recientemente actualizados y tomamos como referencia la situación de 1998 (¿no dicen que 20 años no es nada?), quizá nos sorprenda, en primer lugar, el hecho de que apenas ha habido cambios con respecto a aquel año. Sin embargo, en términos de crecimiento, estas dos décadas han dado de sí para fluctuar en varias ocasiones: hemos pasado de perder población desde 1998 hasta 2002, creciendo de una forma muy importante durante los siguientes cuatro años (¿boom del comercio?) y descendiendo desde entonces, coincidiendo con los años más intensos de la crisis. Por desgracia, lo que es más alarmante es que la tendencia parece indicar que seguiremos perdiendo habitantes en los próximos años si no se acometen medidas que logren fijar y atraer población.

Como hemos comentado, este descenso en el padrón durante los años de la crisis y esta peligrosa tendencia que parece indicar que seguiremos perdiendo población se perciben como consecuencia directa de la deteriorada situación económica de Linares, es decir, como algo genuino de nuestra ciudad. Pero esta supuesta singularidad de nuestra situación sólo estaría justificada si, comparando con lo que ha ocurrido en el entorno, la evolución demográfica hubiera sido diferente.

En el entorno más cercano, el de la provincia, para bien o para mal, y siendo justos, la realidad es que las cosas han ido más o menos como en nuestra ciudad, sobre todo en los últimos años, lo que cuestionaría, de facto, que la crisis realmente esté afectando, en términos demográficos, a Linares más que al conjunto de la provincia.

¿Pero, y si nos comparamos con otras localidades de referencia? Nosotros vamos a centrarnos en dos por su significado en el contexto de la provincia: Jaén, por ser la capital y concentrar por ello la mayoría de los servicios de las distintas administraciones; y Martos, localidad que ha logrado mantener una industria importante con la multinacional ligada a la automoción Valeo como máximo exponente y toda su industria auxiliar asociada, mientras que en Linares desaparecía su buque insignia, la única factoría automovilística de Andalucía, Santana Motor.

Con respecto a Jáen capital, la principal diferencia se dio, en realidad, a comienzos del siglo: mientras Linares perdía un 1.04% de población en el padrón entre 1998 y 2002, la capital crecía espectacularmente un 5.35% en esos años; desde entonces la evolución ha sido más o menos paralela, con un crecimiento primero y una cierta estabilidad demográfica después hasta 2012, comenzando a caer la población en ambos núcleos desde entonces, eso sí, con un descenso más pronunciado en Linares.

En cuanto a la otra localidad en cuyo espejo solemos mirarnos, Martos, la principal diferencia se dio entre 1998 y 2002, período en el que ellos no perdieron población, y entre 2006 y 2011, cuando Linares estaba estancada mientras Martos crecía un 3.03%.

Así pues, y a modo de resumen, tenemos que admitir que, en términos de pérdida de población, si bien hemos perdido, en términos comparativos no estamos peor que el conjunto de la provincia; pero también podemos afirmar que nuestra evolución desde 1998 sí ha sido más desfavorable que la de localidades de referencia como Jaén o Martos.

Dejamos al lector la oportunidad de que analice y compare la evolución de la población de las distintas localidades de la provincia en esta sencilla aplicación web. A poco que husmee, verá que la comparación de cualquier localidad con la provincia muestra que ésta encierra realmente una importante y alarmante dualidad: aquellas que pierden población (y algunas pierden mucho), principalmente las más pequeñas, frente a las que acogen.

Autores: Antonio Gómez Gallego y Antonio José Sáez Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.