Reflexiones sobre Universidad y Escuela
RSS feed

Artículos publicados

Calendario

marzo 2019
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
 
  • Escuela segregada por sexos en el siglo XXI

    (23)
    Enviado el abril 14th, 2018AdministradorEducación, Escuela, General

    Mis recuerdos en la escuela me llevan a un aula repleta de niños, a un recreo repleto de niños y a una calle donde compartíamos la vida los niños por un lado y las niñas por otro. Las niñas en los Grupos Escolares de Lopera estaban en el otro recreo y no las podíamos ver. Los niños teníamos maestros y las niñas tenían maestras. Había pandillas de niños y pandillas de niñas. En mi infancia y hasta bien entrada la adolescencia el grupo lo constituíamos sólo varones. Fue en el instituto cuando ya se amplió el círculo a las niñas. Hasta hace muy poco pensaba que esto era lo que tocaba en esta época en la que todavía tardaría en llegar la democracia. La iglesia más extrema marcaba las pautas del país, incluso los curas iba a pasar revista como si de inspectores se tratara. Ya decía Pío XI en su Encíclica Papal de 1930 que “la escuela mixta promueve la promiscuidad y la igualdad”. Esta idea, absurda en su primera parte, pero muy atinada en la segunda, está bien para los católicos ortodoxos, tipo Opus Dei et al, pero en la España democrática y aconfesional en la que vivimos ¿Qué sentido tiene defender estas ideas con dinero público?

    Recientes sentencias de los tribunales me llevan a reflexionar sobre el tema. En primer lugar, sobre la escuela segregrada por sexo. Tengo experiencia en esta cuestión, pues la sufrí de pequeño y después estuve unos años de maestro en un colegio privado en el que segregaban. Por este motivo y por mi concepción de sociedad plural, nada que objetar, que cada padre y madre eduque a sus hijos como quiera. Mis recuerdos del colegio privado son buenos, aunque no tuve la oportunidad de llevar a cabo tareas con niños y niñas, además las aulas eran muy artificiales, con niños buenos o muy buenos, ningún inmigrante, ni con nee. En fin, un paraíso para desarrollar una pedagogía tranquila y sin sobresaltos. Estoy hablando de 4 años después de aprobar la constitución, o sea, que todavía la tradición democrática no estaba afianzada en las escuelas.

    En 2018, muchos años después, me pregunto cómo se harán los debates en estas escuelas, hoy en día que hablamos de trabajar por proyectos, de forma colaborativa, compartiendo, debatiendo. De qué forma se desarrollará el pensamiento crítico en unas aulas donde no existe una representación de la sociedad. ¿Se puede anteponer la supuesta mejora del rendimiento académica a los valores democráticos y la igualdad? Existe quienes esgrimen que han escogido este modelo de organización pedagógica teniendo en cuenta distintas teorías científicas, como el dimorfismo sexual cerebral, es decir, la existencia de una diferente estructura y funcionamiento de los cerebros masculino y femenino. Vale, ya lo entiendo. Igualmente, es mejor tener a los alumnos con necesidades educativas especiales separados, así aprenden más entre ellos. Y también sería interesante poner juntos a los inmigrantes, pues sus ritmos son diferentes y al tener un mismo origen social avanzan más y no entorpecen. Por supuesto, los repetidores no deben estar con los demás, son una carga que puede provocar que baje el nivel de la clase. ¿Sigo?

    Mi segunda reflexión es en relación con que este tipo de escuelas anacrónicas y deformadas en los valores democráticos tengan subvención pública. No quito la razón a nadie, todos somos libres de opinar, pero estamos hablando de escuela pública, de dinero público. Aquí sí tenemos que sopesar muy bien lo que entendemos por escuela pública, digna de ofrecer una educación en valores democráticos a todos y a todas, sin excepción. Nos topamos de lleno con la tradicional discusión entre centros públicos y centros privados concertados. La norma educativa vale para ambos, pues es con dinero del estado como se sustentan. Pero hete aquí el quid de la cuestión, no debería de haber distinción entre ambos. Y la hay. De entrada en los públicos trabajan funcionarios que pasaron por unas duras oposiciones, en los privados no. En los públicos la norma es la constitución y su desarrollo, en la mayoría de los privados es la congregación religiosa de turno la que impone sus reglas. Seguiría, pero no es el caso. Lo cierto es que con dinero público, según los tribunales, se pueden poner las niñas separadas de los niños. Nunca creí que pudiera verlo tantos años después de pasar por ello.

    Como ciudadano y pedagogo poco puedo hacer, tan sólo defender mis ideas. Espero que nuevos políticos con ideas menos conservadoras lo consigan. Los votaré. No quiero que mis nietos crezcan en unas clases que no reflejen la vida, que no sean una prolongación de la sociedad en la que vivirán, unas clases donde no exista una convivencia propia de ese mundo al que pertenecerán, con inmigrantes, compañeros de diferentes religiones o ateos, alumnos con necesidades educativas especiales,… No quiero que pasen, decenas de años después, por lo que ya sufrí yo en mi infancia, porque sería una infancia escolar a la que le abrían amputado uno de sus miembros principales, la naturalidad de tener amigos y amigas en el entorno en el que aprenden, en la escuela en la que se formarán como personas.

23 Respuestas to “Escuela segregada por sexos en el siglo XXI”

  1. María Gómez Gómez

    Me parece un tema muy interesante y que ha sido reciente hasta hace pocos años. Pienso que la escuela mixta es lo ideal ya que no podemos crear personas artificiales para una sociedad mixta.

    Desde la escuela se deben romper esos roles que se suponen que caracterizan a hombres y mujeres. Cierto es que las familias tienen que colaborar para que se lleve con éxito.

    En definitiva, si escuela y familia cooperan, la sociedad avanzará y tendrá una mentalidad más abierta.

  2. Ana Arboledas Molina

    En mi opinión y comentando este tema que atañe nuestra sociedad desde antaño, considero esencial la escuela mixta donde se trabaje la coeducación, la multiculturalidad, la igualdad y la educación en valores puesto que, la sociedad anhela un mundo donde las oportunidades tanto para hombres como para mujeres sean iguales o lo más equitativas posibles, donde no se juzgue a nadie por su raza, nivel socioeconomico, ni mucho menos por su aspecto físico y/o nivel intelectual.
    Estoy de acuerdo en que cada familia eduque a sus hijo/as como les parezca mejor, pero esa es la cuestión, EDUCAR, y no imponer ni inculcar ideas que el entorno que rodea a los niño/as tienen.
    Desde edades tempranas los niño/as van encaminando su personalidad, conociéndose, explorándose, etc. y si se les limite a estar en contacto con personas de su mismo sexo (como ocurre en escuelas diferenciadas) no se les está dejando libertad de expresión, ni autonomía, ni se les están ofreciendo herramientas para el desarrollo integral ni crítico.
    Es tarea y deber de las familias, escuela y entorno el ser conscientes y asumir que los niño/as han de relacionarse, estar en contacto con la realidad, entorno, iguales y adultos ya que, esa esa la vida, la realidad, la sociedad que está ahí afuera y que tiene que ser lo más real posible dentro de la escuela.

  3. Cristina Gavilán Caro de la Barrera

    Hola,
    Según iba leyendo la entrada y viendo lo que sucedía hace años, me iba pareciendo bastante sorprendente que en pleno siglo XXI, aún haya personas que sigan pensando en estas ideas tan “retrógradas”.
    Pienso que desde bien pequeños hay que educar a los niños a convivir con diferentes personas y sexos, a que los niños convivan con niñas y viceversa, porque creo que es así como verdaderamente educamos a los niños de forma crítica y a que tengan una mente abierta.
    Si desde edades tempranas les enseñamos a convivir, creo que dejarían de existir los roles que existen en la sociedad hoy en día, ya que separar por sexos es algo artificial, porque en el entorno inmediato de los niños y niñas, conviven con su sexo opuesto.
    Y, si queremos que en nuestra sociedad exista igualdad entre hombre y mujeres, ¿cómo lo conseguiremos si desde pequeños son separados? En la escuela, primordialmente, aprenden a socializarse y tenemos que enseñar valores, respeto, igualdad y responsabilidad con los sentimientos del otro y viceversa.
    Un saludo, Cristina

  4. Alba Ramírez Peña

    En mi opinión creo que no debería existir la la segregación por sexos, ya que es en el colegio donde el niño aprende a adaptarse a la sociedad, aprendiendo a convivir con la sociedad ya que en ella conviven hombres y mujeres.

    Debemos trabajar desde pequeños a que exista igualdad entre ambos sexos, rompiendo esos roles impuestos, trabajando en la tolerancia.

    Creo en la enseñanza mixta como una prevención de prejuicios, el aprendizaje no reside en el sexo, residen en las personas.

    Un saludo, Alba

  5. Teresa Fernández Guzmán

    Hola.

    Aunque afortunadamente no hemos vivido en esa época ni las experiencias que se narran en este texto, si que hay ciertos puntos, que desde un punto de vista actual, me parecería impensables que se volvieran a dar o incluso plantear.
    Sobre el punto de segregar a los niños por sexos, no podría estar más de acuerdo en que a una mitad de la sociedad le estás amputando la otra media, porque, que hay más natural que niños y niñas jueguen y estudien juntos, cuando realmente esa niña o ese niño puede ser tu hermano, tu primo o el niño que vive en el piso de al lado y que juegas con él todas las tardes después de clase. Volver a esto me parecería desvincular totalmente el colegio de la realidad.
    Tampoco comparto en absoluto las ideas de una clase de “niños/as perfectos” ya que, como en el punto anterior, esto está fuera de toda realidad y creo que el razonamiento de que los emigrantes, repetidores y alumnos con problemas especiales es mejor asilarlos porque avanzan más entre ellos, me parece ridículo. Hay que recordar que España es un país donde su población siempre ha emigrado a otros países para una mejora calidad de vida y no hay mejor forma de integrase en un país ajeno al tuyo que relacionarte con habitante de ese país y crear lazos de amistad y profesionales; por otro lado ese niño repetidor en la adolescencia puede ser una persona brillante que simplemente ha tenido un mal año y solo necesita un empujón para retomar la senda correcta y si un compañero tiene necesidades especiales que mejor ayuda que poder estar entre los mejores en un ambiente de estudio y compañerismo.
    La idea de que el cerebro de las mujeres es distinto al de los hombre parece de ciencia ficción. La historia nos ha dado grandes científicas, escritoras, políticas, deportistas… como único ejemplo Ángela Merkel es la presidenta de Alemania (como todo sabemos potencia industrial y económica mundial) y su opinión tiene un gran peso en la U.E.
    Para finalizar, espero que tanto los centros públicos como los privados/concertados (al final ambos reciben dinero del estado) tengan un razonamiento lógico, que no se aparten de la realidad y que dejen estudiar juntos a los que simplemente son amig@s especialmente en tan temprana edad.

  6. Mara Espinosa Sánchez

    Después de leer el artículo, veo un cierto parecido con uno de los artículos publicados anteriormente, “¿Los niños con niños y las niñas con niñas?´´.
    Mi opinión es la misma que publiqué en el otro artículo, es decir, me sorprende que aún hayan personas que piensen así, ya que considero esencial que en la escuela se trabajen valores, multiculturalidad, etc.
    Un saludo; Mara.

  7. Gema García Romero

    En mi opinión y para comentar este artículo, el cual trata un tema que nos lleva influyendo desde hace años, considero fundamental la existencia de escuelas mixtas donde se trabaje la igualdad y la educación en valores. La sociedad actual debe formar una futura sociedad donde no exista desigualdades entre hombres y mujeres y ambos sexos puedan tener las mismas oportunidades, sin que se distamine a nadie por su raza, nivel socioeconómico, aspecto físico. Así, la familia desde edades tempranas debe educar a sus hijos/as para que sean hombres y mujeres de bien, donde traten a todo el mundo por igual sin hacer diferencias de ningún tipo, ya que todos somos iguales.
    Para finalizar, la segregación por sexos en las aulas se convierte en un entorno artificial, debiendo ser natural, ya que rompe con los contenidos de la sociedad en la que vivimos al estar criando una humanidad distinta a la que existe, ya que en nuestra sociedad tanto hombres como mujeres conviven juntos en su vida cotidiana. Asi, la segregación es un error que cometen los profesores, ya que esto demuestra que no son capaces de romper con los roles de desigualdad impuestos desde las familias.

  8. Noelia Garrido Caña

    Buenas tardes,

    Afortunadamente yo no he vivido esta situación aunque he tenido amigos que si han pasado por ella.

    En mi opinión, creo que a día de hoy no debería haber colegios con la segregación de sexos, ya que los niños y niñas deben convivir en sociedad, y en ella existen tantos hombres como mujeres.

    Desde pequeños debemos enseñarles valores como la igualdad entre hombre y mujeres, la multiculturalidad y el respeto, ya que deberíamos educarles con un pensamiento crítico y abierto.

    Debemos romper con las barreras, pero para ello, tanto los padres como los profesores tienen mucho que ver, ya que ellos son incapaces de romper con la desigualdad.

    Un saludo, Noelia.

  9. Inmaculada De La Casa Sánchez.

    Hoy en día pocos colegios quedan ya que sean de un solo genero y los que hay son religiosos. No creo y nunca creeré en la separación de genero en el colegio porque para poder tratar ciertos temas como la igualdad, la diversidad, la multiculturalidad entre otros es esencial poder vivirlo en clase.
    Ni los que han estudiado en colegios separados en género ni los que no, ha cambiado su educación, simplemente no se trabajará de la misma manera ciertos temas o simplemente la educación en valores.

  10. Eva María Amat Pérez

    Nada más leer el título del artículo me ha llamado mucho la atención y no me he dirigido a otro. Lo he tenido que leer, ya que la desigualdad entre sexos a día de hoy, lamentablemente, está muy presente.
    Soy de las personas que defiendo totalmente la igualdad entre todos los seres vivos de este mundo y pienso que así deberíamos ser todos.
    Es impresionante que en la actualidad existan aún colegios en los que se realice la separación de mujeres y hombres. Una vez más se refleja el querer manipular a personas, en este caso, indefensas como son los niño/as. El que no puedan vivir la realidad de la vida, el solo enfocar la enseñanza hacia el aprendizaje de conocimientos, no siendo una adquisición paralela de información teórica y el afrontamiento de la vida en sí. Estos niños tendrán que enfrentarse en su día a día con situaciones desconocidas, no sabrán cómo sobrellevarlas. Pero es que esto no se queda ahí. Ya no es solamente en el sector educativo, sino también cotidiano. Se expone muchos situaciones, conceptos micro-machistas. Solamente yéndonos al término de violación de género y violencia doméstica. Si el agresor es hombre se llama violencia de género. Si el agresor es mujer, violencia doméstica. ¿Por qué? ¿Por qué no se le adjudica el mismo término a las dos situaciones si son iguales?¿Es que la violencia de una mujer hacia un hombre no es violencia de género? Como estas, muchas. Desigualdad en todos los lados de este mundo. Una sociedad engañada e influido por las secuelas de una etapa machista.

  11. Ana María Ortiz Redondo

    Hola buenas noches.

    Estoy de acuerdo con todo lo que ha dicho en el blog pero sobre todo en que deberíamos romper con la idea de que los niños y las niñas tienen que estar separados en clases , que por ejemplo que los niños con nee esten separados que no tengan compañeros todos tenemos el mismo derecho de estar en una escuela y de estar juntos sin tener que separarse , porque tenemos que convivir con personas humanas. Como podemos ver esto es un tema que se vive en la sociedad desde siempre y si se habla mucho del tema pero¿ quién hace algo para romper los roles que hay? solo pocas personas lo intentan cambiar sobre todo por el miedo al que diran la gente, y en mi opinión no hay que hacer eso , hay que romper los roles y sobre todo empezando desde la escuela y la familia como se ha mencionado antes, ya que sabemos que la segregación es un error común en los profesores y que no se lo transmitimos a los padres pero también sobre todo a la hora de jugar en el patio sobre todo en el juego libre que como que los dividimos jugando por ejemplo las niñas a la comba y los niños al fútbol sin darse cuenta se hace cuando podrian darles a elegir y ellos que jueguen a lo que quieran.
    Y por último vuelvo a repetir que las cosas deberian cambiar.
    un saludo

  12. Hola.
    Tras haber leído el artículo, creo que no debería llevarse a cabo bajo ningún concepto la segregación en las aulas, ya que todos los alumnos tienen que compartir tiempo y espacio con el sexo opuesto, ya que en el mundo exterior a las aulas si que pasan tiempo con ellas ¿por qué no en las aulas?. Pienso que desde edades muy tempranas se ha de fomentar la igualdad tanto de sexos como de personas con algún tipo de diversidad funcional, raza, nivel económico, entre otros.
    Pero esto no es sólo trabajo de las aulas ya que las familias también ocupan un papel muy importante aquí, creo que con la cooperación familia-escuela todo sería más fácil.

    Un saludo, Carmen.

  13. Mª del Rocío González Rodríguez

    Tras leer el artículo, y antes de dar mi opinión personal, considero necesario decir que respeto totalmente a aquellas personas que están a favor de la escuelas segregadas por sexos, pero en mi caso no soy muy defensora de este tipo de escuelas ya que puede fomentar el establecimiento de unos roles de género en los que se encasilla a los hombres y a las mujeres de acuerdo a otras épocas en las que no se luchaba tanto por la igualdad y la ruptura de estos roles como en la actualidad. Si es cierto que la imposición de dichos roles también puede estar marcada por el tipo de familia o por el entorno social en el que se encuentre el niño, por ello es por lo que debemos fomentar un clima de igualdad, cosa que creo que con este tipo de escuelas no se consigue al 100%.
    Además pienso que la segregación por sexos limita algo que es imprescindible para el ser humano, y es la sociedad, ya que si un niño únicamente se encuentra en un entorno rodeado de niños, y a su vez una niña únicamente se encuentra en un entorno rodeada de niñas, esto hará que tanto el niño como la niña quiera moverse solamente dentro de dicho entorno, sin ser capaces de abrirse a los demás y por consiguiente, sin ser capaces de socializar.
    En conclusión, considero que los roles de género es algo que deberíamos hacer que desaparecieran puesto que los tiempo cambian y en el siglo XXI es increíble que sigan existiendo esas diferenciaciones dependiendo del sexo. Además pienso que lo más importante de ésto es concienciar a las familias de las repercusiones que estos tipos de escuelas pueden tener sobre la socialización de sus pequeños.

  14. Juan Carlos Moreno Álvarez

    Hola.
    Este es tema un tanto polémico según la ideología de la persona con la que lo estés tratando, pero la mayoría de las personas coincidirán en que es una idea descabellada el hecho de que niños y niñas estén separados o se vean en la necesidad de recibir una educación diferente por el simple hecho de que sea un niño o una niña. Si diferenciamos la escuela por géneros, para las personas sería mas difícil empatizar con el género contrario. Además, el entorno escolar, que debe ser algo natural, lo estaríamos manipulando y convirtiéndolo al fin y al cabo en algo artificial. Los chicos y las chicas pueden hacer las mismas cosas, entonces… ¿por qué ese afán de querer transmitirles unos conocimientos diferentes? Es aquí donde radican la mayoría de los problemas de la sociedad actual. Habría que enseñar a los niños a ponerse en el lugar de las niñas y viceversa, para que comprendan que todos somos iguales y nadie es más que cualquier otra persona ni nadie tiene más o menos derechos por pertenecer a un género u otro.
    Si queremos formar a la gente para vivir en una sociedad real constituida por hombres y mujeres, es imprescindible que tomen contacto con ambos géneros desde el principio.

  15. ALBA ARIZA ZURITA

    Hola,
    Con respecto a este artículo me gustaría comentar como familiares míos muy cercanos han tenido que pasar por la separación de sexos en el colegio, donde las niñas iban a colegios de monjas y los niños a colegios de curas.
    Me parece absurdo esta separación, la cual, ha sido llevada a cabo durante muchos años. Tanto los niños como las niñas pueden permanecer en una misma clase, tener relaciones afectivas, poder relacionarse, jugar entre ellos, etc…
    También, tampoco me parece un tema demasiado desolador, ya que, hemos pasado por temas peores como por ejemplo, el racismo.
    Para finalizar, creo que la sociedad ha evolucionado a un punto que nuestros propios padres nos han enseñado a no tener distinciones sobre el sexo contrario.
    Un saludo, Alba.

  16. Celia Cañada Cárdenas

    Tras haber leído este artículo voy a expresar mi opinión y primero quiero hacer una pregunta, ¿creéis que ya no existen los colegios con separación de sexos en las aulas o incluso colegios que son solo para niñas o para niños?
    Para empezar, estamos en el siglo XXI, la era “moderna”. Estamos tan modernizados que aún siguen existiendo esas aulas de hace más de 20 años, será porque es “bueno”. Deberíamos de abrir la mente y ponernos en contra de esa separación porque, ¿dónde están las igualdades?, ¿cuándo se las enseñas?; cuando tengan 12 años y hayan desarrollado una mente cerrada.
    Lo bueno que cada vez hay menos casos de colegios así, pero en la provincia de Jaén podemos ver como aún sigue habiendo colegios así, colegios específicos para solo niñas o solo niños.
    En conclusión, los docentes y futuros docentes deberíamos de hacer algo para que esto acabara.
    Un saludo.

  17. Rocío Blanco Benítez

    Me parece un tema muy interesante., por ello he buscado opiniones de entendidos en la materia y me sorprende bastante que en pleno siglo XXI haya personas que defiendan la segregación de la educación por sexo.

    Según Marina Subirats, socióloga y catedrática emérita de la Universidad Autónoma de Barcelona, con la que estoy totalmente de acuerdo , la segregación por sexos supone una visión más sexista del mundo. “Educar separadamente solo tiene sentido si se parte de la idea de que cada sexo ha de tener una distinta función social, y, por lo tanto, de que mujeres y hombres no deben gozar de las mismas posibilidades”, . Una educación separada lo que hace es fomentar los viejos estereotipos de la división sexual tradicional, que hoy no tiene sentido en nuestra sociedad. Hombres y mujeres estamos llamados a compartir la vida, y para ello es mucho mejor una educación conjunta, que permita que se conozcan desde siempre, y más ahora que en muchas familias hay un solo hijo o hija

    y que ni siquiera tiene la oportunidad de tratar con hermanos o hermanas de otro sexo”. Es necesario que las familias y la escuela tengan en cuenta que los niños y las niñas han de relacionarse, estar en contacto con la realidad, con sus iguales y adultos ya que esa es la vida, la realidad, la sociedad que se van a encontrar y que tiene que ser lo más real posible dentro de la escuela.

    Lo que me parece absurdo también es la idea de una clase de “niños y niñas perfectos” ya que, esto está fuera de toda realidad y creo que el razonamiento de que los emigrantes, repetidores y alumnos/as con problemas especiales, es mejor asilarlos porque avanzan más entre ellos, me parece ridículo.Todos aprendemos de todos y es muy importante que nos ayudemos unos a otros.

    Otra idea que me parece de ciencia ficción para defender la segregación por sexos, es que se diga que el cerebro de las mujeres es distinto al de los hombres; sabemos por la historia que hay grandes científicas, escritoras, políticas, deportistas…

    Ya que los colegios públicos y los concertados reciben dinero del estado, espero sigan teniendo un razonamiento lógico, que no se aparten de la realidad y que dejen estudiar juntos a niños y niñas.

  18. Noelia Vilchez Blanco

    Hola buenas,

    En mi opinión creo que este tema es muy interesante , la escuela mixta es lo ideal .

    Desde las escuelas se debe trabajar para romper estos roles que la sociedad nos ha impuesto, desde pequeños hay que enseñarle a los niños que existe igualdad entre ambos géneros, y trabajar la tolerancia.

    Para que esto se lleve con éxito las familias tienen que colaborar y cooperar con la escuela.

    Un saludo.

  19. Helena Pérez Blanco

    Hola.
    En mi opinión, la educación diferenciada por sexos debería desaparecer ya que es un modo de discriminación. La escuela debe enseñar a relacionarte con la gente sin importar su raza, sexo, religión, etc., y en una escuela en la que se separa por sexos se está favoreciendo una diferencia. Sería contradictorio que esas escuelas inculcaran la no discriminación si luego existe una segregación.
    Creo que la escuela mixta es muy beneficiosa ya que se aprende de las diferentes actitudes del resto y para ello es necesario tener parte masculina y parte femenina. Los que defienden la segregación escolar dicen que está bien porque a los niños se les dan bien unos ámbitos y a las niñas otros, yo creo que eso no depende del género sino de la persona. Cada uno destaca en diferentes cosas, lo que hay que hacer es potenciar las diferencias individuales según esa persona, no según sea un niño o una niña.
    Como conclusión, creo que educando desde pequeños, se puede conseguir una sociedad igualitaria y la educación diferenciada es un obstáculo para ello.
    Un saludo.

  20. Juani Sánchez Valdivia.

    Este tema me parece muy interesante ya que defiendo totalmente la igualdad, la tolerancia y la empatía, para mí, son valores fundamentales en una persona.
    No me parece nada correcta la segregación ni por sexos, ni por clase social, ni por ninguna otra razón y creo que aunque la sociedad está avanzando poco a poco, todavía queda mucho que luchar con respecto a estos temas. Como futura docente creo que la coeducación es un tema fundamental y si separamos las aulas por sexos nos será imposible aplicarla.
    Creo que deberíamos acabar con esto pero no va a resultar nada fácil ya que hay muchos adultos que aún tienen pensamientos de segregación, de etiquetar colores, profesiones, juegos, etc. para niños y para niñas, y es ahí donde está el problema.
    Un saludo.

  21. Irene De Pablo Gallego

    Me ha parecido muy interesante tanto el tema en cuestión, como la forma de enfocarlo, una opinión personal que influye de manera gratificante en las mentes de sus alumnos, o por lo menos en la mía.
    Me quedo principalmente con esta parte “en la España democrática y aconfesional en la que vivimos ¿Qué sentido tiene defender estas ideas con dinero público?” Exactamente, si vivimos en una democracia en la que se nos reconoce a todas las personas por igual, independientemente de su raza, género… Cómo se puede concebir que haya separación de sexo en las escuelas, sería como retroceder lo poco que se ha avanzado. Hablan de inclusión, de igualdad, políticos aprovechados por televisión, para dar una imagen progresista, los mismos que luego aprueban leyes u ofrecen peticiones que reclaman totalmente lo contrario. Y no solo se puede hablar de políticos, también puede meterme con el rango de profesores, que en la misma clase que se habla de inclusión de igualdad y tal, te dice el mismo docente que no tiene nada de malo que haya clases separadas, que el como padre puede elegir la educación y hasta ahí vale, como padre se decide que educación dar a sus hijos y como es una elección más personal, para eso están los colegios privados, los públicos como se ha indicado en el texto anterior, son subvencionados por fondos públicos y como tal debería seguir las normas y derechos públicos.
    Otra parte del texto que ha llamado más mi atención a sido “las aulas eran muy artificiales, con niños buenos o muy buenos, ningún inmigrante, ni con nee. En fin, un paraíso para desarrollar una pedagogía tranquila y sin sobresaltos.” ¿Pedagogía tranquila y sin sobresaltos? qué sentido tiene dedicarse a la enseñanza y que sea tranquila y sin sobresaltos, nunca se aprendería nada nuevo, no habría fallos que corregir y así ser mejor docente. En infantil, en mi opinión, lo que enriquece más que nada las mentes de los niños es la diversidad, niños y niñas, de otras razas, con alguna necesidad específica, los niños crecen con todas esas diferencias alrededor y eso les hace conocer al otro con sus problemas, sus dificultades, aprenden a empatizar, a ayudar… Y además al crecer en una educación inclusiva, será más fácil que se vean iguales y no superiores o inferiores a otros, que vean todo con normalidad como debe de ser.

  22. Laura Cano Cruz

    Buenas!
    Por suerte, yo no he vivido esta situación, aunque tengo familiares y amigos que si han pasado por esto.
    En mi opinión, creo que, a día de hoy, no debería haber colegios con segregación de sexos, ya que los niños y niñas deben convivir en sociedad, y en ella existen tantos hombres como mujeres. De esta manera se favorecería la integración y se eliminaría la superioridad de un sexo sobre el otro.
    Desde pequeños debemos enseñar valores como la igualdad entre hombre y mujeres, la multiculturalidad y el respeto, ya que deberíamos educarles con un pensamiento crítico y abierto, cosa que no se fomenta en absoluto separando a la sociedad por sexo.
    Debemos romper con las barreras de desigualdad y comparación, tanto la familia como la escuela tienen esta obligación.

    Un saludo, Laura.

  23. Cristina Almagro Garrido

    Opino que la segregación por sexo en las escuelas alimenta los estereotipos, el sexismo y aumenta aún más los prejuicios sociales que ya existen.
    Bajo mi punto de vista no debe de haber clases diferenciadas por género, ya que todos somos iguales y debemos hacer que los niños y niñas se relacionen y no poner etiquetas sobre “lo que es de niño o de niña”.
    Debemos hacer que los niños se sientan niños, y se quieran tal y como son, independientemente su ideología, raza, u orientación sexual.
    Y por último fomentar en casa, lo mismo que se intenta en el colegio, para que los niños no reciban un mensaje contrario a lo que ven en la familia.

Responder