Akademia del AOVE y la Salud
RSS feed

Calendario

abril 2020
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Twitter

 
  • El aceite de canola se asocia con el deterioro de la memoria.

    (0)
    Enviado el enero 21st, 2018José J GaforioOtras grasas comestibles

    Los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística indican que, a día uno de julio de 2017, en España vivíamos 46.549.045 personas. Si analizamos los datos detenidamente, constatamos que nuestro país sufre un proceso de envejecimiento. Mueren más personas que las que nacen; la tasa de natalidad es muy baja, concretamente de 8,8 nacidos por cada 1000 habitantes; hay un alto porcentaje de personas mayores de 65 años, específicamente el 19,09% de la población total; la esperanza de vida en España es de las más altas del mundo, vivimos de media unos 83,2 años. Tenemos una pirámide de población claramente regresiva, con una base más estrecha que la parte central y un porcentaje significativo de personas mayores. En definitiva, es una sociedad envejecida, y lo peor, la tendencia es que aún lo sea más. Este no es un problema exclusivo de nuestro país, es algo compartido con los países desarrollados.

    Estos cambios traerán asociados un aumento de aquellas patologías cuyo riesgo de padecerlas se incrementan con la edad. Ejemplo de ello son las demencias, entre las que ocupa un lugar muy destacado la enfermedad de Alzheimer. La demencia está causada por el deterioro de las células del cerebro, lo que provoca interferencias en la capacidad de las células cerebrales para comunicarse entre sí. En las presentes circunstancias, es urgente encontrar estrategias para luchar de forma efectiva frente a esta patología que afecta, tanto al individuo que la padece, como a los familiares que tienen que hacerse cargo de su cuidado.

    Disponemos de suficientes evidencias científicas que demuestran que determinados factores nutricionales influyen de forma decisiva en nuestra salud, modulando sistemas biológicos específicos. En los últimos años, se ha confirmado que la dieta Mediterránea nos protege del deterioro cognitivo propio de la demencia. Entre los alimentos que constituyen esta dieta, es el consumo habitual de aceites de oliva el factor que tendría mayor impacto en la salud mental. En base a esto, la mayoría de las organizaciones y sociedades relacionadas con la salud, incluyendo las de países no Mediterráneos, aconsejan el consumo de aceites de oliva como principal fuente de grasa de la dieta.

    La implantación de estas recomendaciones, basadas en las evidencias científicas, se puede ver obstaculizada por otros aspectos más materiales. En concreto, me refiero a que, puesto que hay otras grasas comestibles más baratas que los aceites de oliva, parte de la población se inclina por priorizar la adquisición de grasas comestibles en base a su precio. En diferentes países, como por ejemplo en USA o Gran Bretaña, el consumo de aceite de canola se ha incrementado de forma notable gracias a dos motivos: es más barato que los aceites de oliva y, se percibe como una grasa que comparte las mismas características saludables que los aceites de oliva. Pero, ¿es cierta esta última cuestión? ¿Son igual de saludables ambas grasas? Más concretamente, ¿tienen ambas el mismo impacto beneficioso sobre la salud mental?

    Recientemente, se han publicado los resultados de un estudio realizado en la Universidad de Temple en Filadelfia, que indaga el impacto en nuestro cerebro de la ingesta crónica de aceite de canola. La conclusión a la que se llega es que, la ingesta habitual de una dieta rica en aceite de canola se asocia a un deterioro de la memoria y a alteraciones de las sinapsis neuronales que perturban las comunicaciones interneuronales. Por ello, los científicos responsables del estudio aconsejan ingerir aceites de oliva, por ser protectores de la salud mental, mientras que, desaconsejan el aceite de canola, por sus efectos nocivos sobre la fisiología neuronal.

Responder