Akademia del AOVE y la Salud
RSS feed

Calendario

abril 2020
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Twitter

 
  • Cuando no ingerir un alimento se convierte en la única opción para tratar una enfermedad

    (0)
    Enviado el febrero 1st, 2015José J GaforioEnfermedades asociadas a alimentos

    cereales

    Ciertos alimentos son fuente de salud, por el contrario, otros representan un riesgo. Esta dualidad, que podría aparentar ser excluyente, en ocasiones, no lo es. Me explico. Hay alimentos que, dependiendo quien los consuma, pueden ser beneficiosos o perjudiciales. Uno de estos son los cereales, elemento importante de la dieta Mediterránea, pero, para ciertas personas, su consumo representa un peligro cierto para su salud. ¿Por qué ocurre esto?

    La ingestión de trigo, cebada o centeno causa, en algunas personas, un serio perjuicio a su salud. Esta es la característica de los afectados por la enfermedad celíaca. Esta patología está causada por una inapropiada respuesta inmunitaria al gluten, presente en los alimentos referidos anteriormente. Los individuos que padecen esta enfermedad, poseen determinados genes que les predisponen a padecer la celiaquía. La anormal respuesta inmunitaria al gluten, en la que están directamente involucrados los linfocitos, provoca un proceso inflamatorio en el intestino delgado, concretamente en el duodeno. Consecuentemente, la mucosa de esta región del intestino delgado se ve profundamente afectada, alterándose la normal absorción de los nutrientes que debería ocurrir en este tramo del aparato digestivo. El resultado es: malnutrición, dolor abdominal, diarrea, flatulencia, distensión abdominal, vómitos, etc. Además de los síntomas gastrointestinales, pueden aparecer otros, como: apatía, irritabilidad, depresión, dermatitis, dolor articular, neuropatías, osteoporosis, infertilidad, etc. Un indicador que demuestra el carácter autoinmunitario de esta patología es, la presencia de anticuerpos anti-transglutaminasa 2, que están dirigidos contra un enzima que actúa sobre el gluten. El tratamiento está basado en seguir una dieta libre de gluten que, facilita la desaparición de los síntomas clínicos, la normalización de los anticuerpos característicos de la celiaquía y, la regulación de la estructura y funcionalidad natural de la mucosa del duodeno. Se estima que, aproximadamente el 1% de los Europeos padece esta enfermedad aunque, todos los estudios señalan que, hay un porcentaje muy alto de casos que están sin diagnosticar

    Recientemente, se ha descrito una nueva patología asociada con el gluten y que se le conoce con diferentes denominaciones: sensibilidad, hipersensibilidad o, intolerancia al gluten. Esta patología se caracteriza por cursar con síntomas gastrointestinales y/o extraintestinales similares a los manifestados en la enfermedad celiaca, sin embargo, a diferencia de ésta última, hasta el momento, no se han encontrado mecanismos inmunológicos involucrados ni marcadores serológicos que la caracterice. Los síntomas más frecuentes en este caso son: dolor abdominal, dermatitis o erupción cutánea, dolor de cabeza, visión borrosa, fatiga, diarrea, depresión, anemia, entumecimiento en las piernas, los brazos o los dedos, y dolor en las articulaciones.

    Un diagnóstico correcto de la enfermedad dará paso a instaurar el tratamiento adecuado que, no es otro que, mantener una dieta libre de gluten de por vida. Seguir estrictamente esta dieta es importante pues, entre otras cosas, se ha demostrado su efectividad para reducir el riesgo de padecer ciertas complicaciones como son algunos tipos de cáncer. Tiene que saber que, se ha descrito que hay una mayor incidencia de ciertos tumores entre los celíacos, entre ellos se incluyen los linfomas no-Hodgkin, linfomas de células T asociados a enteropatías, adenocarcinoma intestinal y, carcinoma escamoso de esófago u orofaríngeo. Conocer los alimentos que están libres de gluten, se convierte en una prioridad. En este sentido, los afectados por esta patología deben saber que, los aceites de oliva vírgenes no contienen gluten, por tanto, pueden consumirlo sin problema. No solo no les perjudicará, por el contrario, les aportará todas sus bondades saludables.

    Artículos de referencia:

    Advances in coeliac diseaseCurr Opin Gastroenterol 2014, 30:154–162

Responder