Akademia del AOVE y la Salud
RSS feed

Calendario

septiembre 2019
L M X J V S D
« Abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Twitter

 
  • Burdo intento para desprestigiar el AOVE

    (3)
    Enviado el mayo 29th, 2016José J GaforioBeneficios para la salud

    Una profesora de la Universidad de Davis en California, ha publicado hace unos días un post en su blog institucional (ver post) sobre los aceites de oliva que ha dado pie a la publicación de un artículo en la revista “Olive Oil Times” (ver artículo). En principio parece interesante, no obstante, la sorpresa es mayúscula cuando leo el titulo, que es: “Por qué usted debería rechazar el aceite de oliva”. Me gustaría hacer con usted una lectura crítica de este escrito. Por motivos de espacio, tendré que ser escueto y hacer un ejercicio de síntesis, resaltando algunas de sus sentencias y sobre las que realizaré mi comentario.

    La autora es Rosane Oliveira, Doctora en veterinaria, investigadora y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Davis California. Empieza su artículo con una contundente sentencia: “va a decir la verdad acerca del aceite de oliva”. ¡Parece ser, según ella, que nadie lo había hecho hasta ahora! Lo primero que asegura es que: “el aceite de oliva, como cualquier otro tipo de aceite, es un extracto graso procesado y concentrado y, consecuentemente, ha perdido el valor nutricional que sí está presente en la aceituna”. Sigue diciendo: “Si usted busca algún valor nutricional, debería consumir la aceituna pero no este irreconocible extracto graso (haciendo referencia al aceite de oliva)”.

    Mi comentario: La Dra. Oliveira menciona el término “aceite de oliva”, pero omite hablar de “virgen” o “virgen extra (AOVE)”. Tengo mis dudas si realmente sabe diferenciarlos y cómo se obtienen. Posteriormente, hace mención a lo que ella denomina “regular olive oil”. No conozco esta categoría, se confirman mis sospechas. En cualquier caso, la definición que hace del aceite de oliva es alucinante, hace ver al lector que cualquier aceite procedente de la aceituna se adecúa a la definición que ella expone. Solo me cabe pensar dos cosas: o no tiene ni idea de las distintas categorías o, conscientemente quiere confundir al lector. Ambas opciones no son excluyentes e igual de preocupantes.

    La Dra. Oliveira asegura: “el aceite de oliva, como todas las grasas, ya sean de origen animal o vegetal, dañan las arterias”. En este momento, específicamente declara que “también el AOVE daña las arterias”.

    Mi comentario: en ningún momento cita estudios representativos que sustenten sus aseveraciones. Yo les confirmo que hay centenares que contradicen lo que la Dra. Oliveira expone. Si ella asegura que los efectos sobre la salud arterial de todas las grasas, tanto las de origen animal como vegetal, son lo mismo de perjudiciales, el problema es mayor, no solo no conoce qué es un AOVE, es que no conoce nada de grasas, ni de salud arterial. Me sigo cuestionando: ¿es desconocimiento o quiere confundir conscientemente?

    Más adelante, la Dra. Oliveira hace mención al estudio PREDIMED y, lo que llega a asegurar sobre él, clama al cielo. Asegura que: “se les hace ingerir a los participantes ¡un litro de AOVE a la semana!”. Igualmente asevera que el estudio concluye que “no hay diferencias significativas que nos induzcan a pensar que el AOVE sea saludable para nuestro sistema cardiovascular”.

    Mi comentario: voy a intentar serenar mi ánimo y ponerme en modo zen antes de dar mi opinión. ¡Creo que no se ha leído el artículo! Si se lo ha leído, tiene un problema para entender el idioma en el que está escrito, el inglés. Si consideramos que es profesora de una universidad de California, estoy seguro que este no es el caso. ¿Entonces? O no comprende el estudio realizado o quiere sembrar la confusión. ¡Lo de un litro a la semana es de traca! ¡Las conclusiones del estudio son muy claras y está publicado en la revista de medicina de mayor prestigio internacional! (ver artículo).

    La Dra. Oliveira dice que “el aceite de oliva contribuye a la aparición de la aterosclerosis”.

    Mi comentario: Pues en este momento casi les diría, “SIN COMENTARIOS”. La comunidad científica va por un sitio y ella por otro, ¿todos están equivocados excepto ella? Como antes, no cita estudios científicos representativos que confirmen su aseveración.

    Para finalizar, la Dra. Oliveira dice textualmente: “la amarga verdad es que, entre el 14 y el 17% del aceite de oliva es grasa saturada, que obstruye las arterias y que es casi tan agresiva en la promoción de las enfermedades del corazón como la grasa saturada de la carne asada”.

    Mi comentario: definitivamente creo que no sabe de lo que habla y, además, tiene la intención de confundir e intoxicar. Lo preocupante de todo esto es que, como la propia Dra. Oliveira dice en su perfil profesional, “se dedica a educar a la gente sobre cómo los alimentos y el estilo de vida pueden afectar a su salud”. En twitter tiene 34045 seguidores, a los que está “educando” (a su modo) con artículos y comentarios como estos, a ello, súmenle los alumnos a los que imparte clases en la Facultad de Medicina de su Universidad y a los que también está “educando”. ¡Que el Señor nos libre de semejantes profesores!

    En la sección de comentarios del artículo de “Olive Oil Times”, algunos colegas de otras universidades americanas, incluso de la suya, desmontan las aseveraciones de la Dra. Oliveira. Otro comentario dice que, con sus tergiversados argumentos, esta desconocida Dra. solo busca 3 segundos de fama. Ya los ha tenido, ahora, a otra cosa mariposa.

3 Respuestas to “Burdo intento para desprestigiar el AOVE”

  1. Pedro Heredia

    No salgo de mi asombro sobre los comentarios de una profesora de Universidad que debería estar informada sobre lo que escribe y documentarse, sobre todo cuando se habla de salud.

  2. José J Gaforio

    La verdad es que es realmente sorprendente y, al mismo tiempo muy atrevido hablar de aquello que se desconoce. De cualquier forma, creo que era necesario salir al paso de tanta insensatez. Saludos.

  3. Digo como José, este tipo de comentarios no pueden salir impunes, menos aún ahora, con la escalada que está teniendo el AOVE español en el mercado norteamericano.

Responder