Akademia del AOVE y la Salud
RSS feed

Calendario

abril 2020
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Twitter

 
  • No son saludables las dietas ricas en ácidos grasos poliinsaturados omega 6.

    (0)
    Enviado el junio 5th, 2016José J GaforioDieta saludable

    imgresMucho se ha hablado acerca de la relación entre los ácidos grasos y el sobrepeso. Una idea simplista fue considerar que todos los ácidos grasos favorecían el sobrepeso, consecuentemente, para evitarlo, había que aconsejar dietas muy bajas en grasas. Este ha sido el consejo médico/dietético que ha predominado durante un tiempo determinado. No obstante, los diferentes estudios desarrollados nos indican que no todos los ácidos grasos tienen los mismos efectos. En los medios de comunicación de masas, se empezó a hablar de ácidos grasos saturados, monoinsaturados y poliinsaturados, términos que eran absolutamente desconocidos hasta muy recientemente para el ciudadano corriente. De toda esta polémica, la idea generalizada que predomina actualmente en la población es que hay que minimizar la ingesta de ácidos grasos saturados y, por el contrario, hay que incentivar los monoinsaturados y poliinsaturados. Esta también es una idea muy simplista.

    ¿Realmente es bueno incentivar sin límite la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados?

    El primer aspecto a considerar es que hay diferentes tipos de ácidos grasos poliinsaturados. Nombres como ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y, poliinsaturados omega 6, son términos conocidos y utilizados por los ciudadanos y habitualmente son citados en los medios de comunicación.

    ¿Tienen ambos los mismos efectos sobre nuestra salud?

    Tanto los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 como los omega 6 son ácidos grasos esenciales, esto quiere decir que: primero, son necesarios para mantener la salud y; segundo, no los sintetiza nuestro organismo y solo los obtenemos mediante la ingesta de alimentos donde se encuentren presentes. Estas premisas dieron pié a sugerir la idea que, cuanto más ácidos grasos poliinsaturados se ingieran, mejor para la salud. Esta idea ha sido, y sigue siendo aprovechada, para resaltar la abundancia de ácidos grasos poliinsaturados omega 6 en los aceites de semillas y venderlo como un aspecto diferencial especialmente positivo para la salud.

    ¿Avalan las evidencias científicas este aspecto?

    Los estudios nos indican claramente otra cosa: el aumento del riesgo de obesidad se asocia con un alto consumo de omega 6. A lo largo de la evolución humana, ha cambiado sustancialmente las características de la dieta. Estos cambios se han visto especialmente acelerados en los últimos 100 o 150 años. De entre ellos, llama la atención los cambios en la ingesta de omega 3 y omega 6. La dieta occidental moderna se caracteriza por su exceso de omega 6 y, la pobreza de omega 3. Es muy llamativa esta diferencia cuando vemos la proporción omega 6/omega 3 de la dieta en el pasado, que podría llegar incluso a ser de 1:1, y compararla con la actual, que puede llegar a ser de 20:1. Esta última es poco saludable pues, una dieta especialmente rica en poliinsaturados omega 6 tiene efectos pro-trombóticos y pro-inflamatorios, favoreciendo el riesgo de desarrollar aterosclerosis, diabetes y obesidad.

    La conclusión es muy clara: ¡no todos los ácidos grasos tienen el mismo efecto en la salud!; de igual forma, ¡no todas las grasas comestibles tienen el mismo impacto en nuestra salud pues no tienen la misma composición!

Responder