Akademia del AOVE y la Salud
RSS feed

Calendario

abril 2020
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Twitter

 
  • La presión evolutiva explica la propensión al sobrepeso y la diabetes

    (0)
    Enviado el febrero 26th, 2017José J GaforioEnfermedades asociadas a alimentos

    Las distintas especies animales tienen sus propias particularidades en cuanto a su predisposición a padecer determinadas enfermedades. Por otra parte, es notorio que, la incidencia de patologías metabólicas crónicas como la obesidad o la diabetes, están en continuo crecimiento. En base a esto, podríamos cuestionarnos si los humanos somos propensos a padecer obesidad y diabetes. La respuesta es que sí. Esta particularidad se explica por cómo ha actuado la selección natural a lo largo de la evolución humana.

    Cualquier causa que reduzca el éxito reproductivo de una población o el éxito vital de los individuos, ejerce una presión evolutiva de tal forma que, se favorece la supervivencia de aquellos individuos que salven dicha traba.

    La escasez de nutrientes puede matar a un individuo en poco tiempo, no así su exceso. Por otra parte, los humanos se han desarrollado, durante casi toda su evolución, en un ambiente de escasez de alimentos. En este contexto, la presión evolutiva ha favorecido en nuestro organismo todas aquellas medidas que favorecen la eficiencia y el almacenamiento energético. Por el contrario, nuestro organismo no ha desarrollado recursos eficientes para luchar frente al excesivo acúmulo energético en forma de grasa. Lo mismo se puede decir en referencia a la diabetes. Puesto que la hipoglucemia puede ser mortal, nuestro organismo ha desarrollado múltiples mecanismos para evitarla, pero, no así para evitar la hiperglucemia.

    En consecuencia, la presión evolutiva explica el motivo por el que somos susceptibles a padecer sobrepeso y diabetes. De alguna forma, nuestro organismo favorece el que se desarrollen ambas patologías en un ambiente de exceso de ingesta energética, como es lo que ocurre actualmente, y no posee recursos eficientes para impedir tanto el sobrepeso como la hiperglucemia. Lo que en principio era una ventaja evolutiva en un contexto de carencia, se ha convertido en un inconveniente en un entorno de exceso de ingesta calórica.

Responder