Cabecera

Blog de sej348

23 mayo 2009

Filed under: General — 2:18

EL MISTERIO EVOLUTIVO DEL OJO
fatiga

El misterio del ojo PDF Imprimir E-Mail
escrito por Sebastián Bassi   
martes, 25 de julio de 2006
Investigadores proveen evidencia concreta sobre la evolución del ojo humano.

Cuando los escepticos de Darwin atacan la teoria de la evolución, por lo general se enfocan en el ojo. El mismo Darwin confesó que era absurdo proponer que el ojo humano, un organo perfecto y complicado pudiera evolucionar por mutaciones espontaneas y selección natural. Pero también razonó que “si pudiera existir varios estadios graduales de un ojo simple e imperfecto a uno complejo y perfecto” esta dificultad seria superada.

Científicos del Laboratorio Europeo de Biologia Molecular (EMBL) han estudiado el mayor desafio de Darwin en un estudio evolucionario publicado esta semana en Science. Elucidaron el origen del ojo humano.

 

Investigadores de los laboratorios de Detlev Arendt y Jochen Wittbraodt descubrieron que las celulas sensibles a la luz de nuestros ojos, los conos y bastones, tienen un origen evolutivo inesperado, vienen de poblaciones antiguas de celulas sensibles a la luz originalmente localizadas en el cerebro.

“No es sorprendente que las células de los ojos hayan salido del cerebro. Todavia tenemos células sensibles a la luz en nuestro cerebro, que detectan la luz y nos influencias los ritmos diarios”, explica Wittbrot. “Probablemente,el ojo humano haya surgido de las celulas sensibles a la luz del cerebro. Luego en la evolucion se habrian transladado al ojo y ganado el potencial para conferir la visión.”.

Los científicos descubrieron que existen dos tipos de céluas fotosensibles en nuestros ancestros: Rabdomericas y ciliadas. En la mayoría de los animales, las células rabdomericas formaron los ojos y las ciliadas quedaron en el cerebro. Pero la evolución del ojo humano es peculiar, ya que las células ciliadas fueron recrutadas para la visión, lo que dio lugar a los conos y bastones en la retina.

¿Como hicieron los investigadores del EMBL para rastrear la evolución del ojo?

Estudiando al “fosil viviente” Platynereis dumerilii, un gusano marino que se parece a sus antecesores de hace 600 millones de años. Arendt vio fotos del cerebro del gusano tomadas por el investigador Adriaan Dorresteijn [Universidad de Mainz, Alemania]. “Cuando vi esas fotos, me di cuenta que la forma de esas células del cerebro del gusano se parecian a los conos y bastones del ojo humano. Inmediatamente estaba intrigado con la idea que ambas células fotosensibles puedan tener el mismo origen evolutivo.”

Para comprobar esta hipotesis, Arendt y Wittbrodt usaron una nueva herramienta de los biologos evolutivos de hoy: La huella digital molecular. Esta “huella digital” es una combinación única de moleculas que se encuentra en cada célula especifica. Si las células de distintas especies tienen una huella digital molecular coincidente, lo mas probable es que esas células tengan un antecesor común.

La cientifica Kristin Tessmar-Raible fue quien proveyó la evidencia clave para apoyar la hipotesis de Arendts. Con la ayuda del investigador del EMBL Heidi Snyman, pudo hacer una huella digital molecular de las células del cerebro del gusano. Encontró que la opsina del gusano, una molécula sensible a la luz, es sorprendentemente similar a la opsina de los conos y bastones de los vertebrados. “Cuando esta molecula del tipo de los vertebrados activa en el cerebro de Playtnereis, estaba claro que esas células y los conos y bastones vertebrados compartian un origen evolutivo. Hemos resuelto uno de los mayores misterios de la evolución del ojo humano.”

Fuente:
Ciliary photoreceptors with vertebrate-type opsins in an invertebrate
brain. D. Arendt, K. Tessmar-Raible, Snyman, Dorresteijn, J. Wittbrodt
Science. 29 de Octubre, 2004

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment


© Universidad de Jaén